Se dice que antes de saber a dónde vamos, hay que saber de dónde venimos. Por coherencia, integridad y, sobre todo, ambición. Así que para definir este proyecto es necesario conocer sus orígenes ya algo lejanos. Derecho de Resistencia fue un blog desarrollado por José Manuel del Río hace unos siete años. Con ese toque naif sobre la abogacía que albergaba recién terminada su licenciatura, se fueron sucediendo diversas entradas con mucha más afluencia y participación de la esperada y que se han mantenido en esta nueva página casi como mero referente exótico para “saber de dónde venimos” y las carencias que existían. En esa transición de la calle a los juzgados que siempre representó el autor, la web incrementaba sus lectores de forma exponencial si se tocaban temas de índole social. En el 2011 cuando la iniciativa daba signos de agotamiento y desinterés por parte de todos, el ya conocido en Barcelona como JM relegó sus intervenciones a relatos muy ocasionales de los viajes que acometía por el mundo adelante. Ahí se vislumbraba una doble explicación: el planeta era grande y la abogacía en el Estado español singularmente pequeña. Tres años más tarde le publicaron su segundo libro, Crónicas de un antisistema, una novela de notable éxito en el underground catalán que, entre otra muchas referencias, incluía un supuesto programa de radio que se llamaba… Derecho de Resistencia. El libro, premonitorio en demasiados aspectos negativos, tuvo al menos uno muy positivo: el programa se haría realidad cuatro meses después en la 104.5 FM de Barcelona amparado por la mítica Radio Bronka y otras emisoras libres. Para la aventura contó con Jordi Garcia, uno de los letrados a los que se le puede llamar compañero sin temor a equivocarse, y el resultado a día de hoy es una locución casi siempre demencial que aborda tanto la denuncia social como el análisis cínico de la realidad. Todo ello sazonado de referencias a las pasiones de los dos conductores de la emisión: la literatura y el cine. Rápidamente ambos comprendieron que podían ir algo más lejos con una cámara y un micrófono, y especialmente con los colaboradores que firman el equipo humano de esta recién estrenada web. Tirando de viejas amistades se incorporaron Mad Pelox, Mr. Glue y Cova González para lograr una continuidad y diversificación de publicaciones que al fin se traduce en sus respectivas secciones. Y las que quedan por venir bajo el nuevo nombre de La Resistencia, más amplio y sin perder la marca que quedó asociada a los reportajes El Valor de la Chatarra y Die Jim Crow, que podéis ver en la sección vídeos.

La Resistencia con su DIY por bandera tiene un objetivo muy definido: situarse en el justo punto medio de las habituales revistas online de modernos insustanciales con sus artículos insustanciales, y de las plataformas con un carácter político demasiado marcado y, por tanto, imposibilitadas para ofrecer un análisis ácido y libre. Y lo haremos, reiteramos, desde esas tres siglas que engloban el do it yourself, lo que seguro implicará algunas limitaciones técnicas al no contar con ningún informático, community manager, gestor SEO y SEM y demás profesiones que son tan importantes para los otros. También queremos dejar muy claro que nuestra ideología no es negociable, pero que tampoco la llevamos sobre la espalda como una mochila llena de piedras. Aquí se sucederán artículos, entrevistas y vídeos que van a abarcar un amplísimo espectro de la realidad que nos rodea, sobre todo la que suele ser invisible para la sociedad normalizada, en términos de Foucault. Los que no sepan leer el subtexto… no deberían perder el tiempo con nosotros. Para los demás huelga decir que estamos disponibles por los canales de comunicación que ofrecemos. Encantados de recibir colaboraciones, sugerencias, dudas, críticas y amenazas. Si no te amenazan, es que no les molestas.

Equipo de La Resistencia