antonio2Who´s the mack? Is it some brother in a big hat. Thinking he can get any bitch with a good rap?

 Ice Cube

 

SARRI SARRI.

Acabo de leer que Joseba Sarrionaindia se ha incorporado al mundo de lo  tangible. Lo celebro, celebro que un tío de su altura por fin tenga una voz y un rostro al que poder dirigir nuestros escrutinios. Tras completar la escapada más abracadabrante, y mediando 31 años de rallar en la divinidad literaria, se merece un bravo.

Pasemos a eso de lo que quiero escribir.

A TI TE ENCONTRÉ EN LA CALLE

Hemos tenido un verano calentito: de desapariciones y presuntos, de familias al borde del colapso, de mujeres que se mataron para no existir en un mundo de vergüenza, de futbolistas calentorros y de pornografía de serie Z, y de fanfarrias periodísticas de todo orden. Creo que conviene revisarnos honestamente, empezando por la turba de machos alfa y terminando por el sector femenino más borreguil.

A tenor de cómo nos comportamos desde que Petardas.com encabezaba nuestros historiales de búsqueda ―ahora la oferta da hasta arcadas―, y marcando un continuo infame con la tradición cavernaria que viene poniéndoselo imposible a la mujer en un sinfín de ámbitos, es fácil identificar las dos categorías que hemos logrado hacer imperar: familiares ―con subrayador rojo para tu madre y tus hermanas― y las demás. Dentro de las demás hay a su vez dos subcategorías: putas explícitas y putas potenciales. Para las primeras solomillo, para las segundas alerta máxima. Se es puta porque se es sinuosa e inteligente, se es puta manteniendo relaciones con un tío cada fin de semana. Se es puta cuando se acepta una copa, cuando se sonríe de vuelta, se es puta con un pantalón ajustado. Una es puta cuando el frío marca los pezones y cuando toca un hombro masculino. En suma, una es puta porque no se puede ser otra cosa. Y en este mundo de todas putas, nosotros, los heterosexuales XY tenemos la obligación de tapar agujeros. Nosotros, que vamos montados en la furgoneta de Bang Bros desde que despunta el alba y tenemos en mente hacerlas por lo civil o por lo criminal.

Existe una presunción barata que sigue a todas las situaciones de violencia machista, con independencia del grado en que esta se efectúa: el violador, el maltratador, el salido de puerta de colegio, el que se pone gritón por una cena demasiado fría, y el que móvil en mano comparte un vídeo íntimo sin permiso, son el eslabón de una cadena previa de traumas que hay que reflotar y sanar. A pesar de compartir el principio, es imprescindible ir mucho más allá. En nuestro mundo de cabestros online es mil veces más conmovedor excusar los abusos tras la parodia que interesarse por el trasfondo, por eso los medios tienden a escudriñar en la vida de los maltratadores hasta deformar su personalidad. Sin embargo, y aquí es cuando viene el sonrojo general, son tan heterosexuales XY como el que más, y  representan miméticamente a millones de tíos que tuercen el gesto cuando viene la negativa. La negativa no está en el catálogo de pornotube, ni en el manual de bukkakes de Torbe. La negativa es maleable, sumisa y relativa, es perfectamente trivial. Se trata de sobreponerse a esa supuesta ambigüedad femenina y romper las bases de la comunicación. No, es “ya veremos”; no, es “ya encontraré la manera”; no, es “te la vas a comer hasta la garganta”.

A falta del progreso educativo que ni llega ni se avista, y con la proliferación de lo digital, nos vemos abocados a un mundo en el que los instagramers le ganen la partida a tu intimidad sexual y en el que el videoaficionado con móvil usa tus gemidos para el escarnio de la manada. Por eso, prepárate para extender tu pierna con velocidad hasta que la puntera toque los huevos de ese sordo que no entiende una negativa verbal. Sírvete de la patada en los huevos como una verdad revelada, un Ricola mental que lo ponga en la senda de las frustraciones asumidas. Que entienda tu NO sino es capaz de entenderlo antes. Amiga heterosexual XX, este también es tu mundo salvaje.

Este cúmulo imposible de opiniones va dedicado a Cherib, porque cuando Ice Cube dice «Who´s the Mack» él suelta un «Amén» ronco y sentido.

Antonio Guerrero